DESCANSO: Nasser llega bien posicionado

Compartir!

El tercer Dakar celebrado en tierras saudíes llega a la capital, Riyadh, tras siete días de competición agrupados en seis etapas. En la jornada de descanso, los pilotos de motos y quads han recorrido ya 1.627 km de especial y 2.170 km de enlace, es decir casi 4.000 km. Los vehículos de cuatro ruedas FIA han recorrido por su parte 1.933 km cronometrados, un poco más que las motos al interrumpirse su especial superado solo el primer cuarto para garantizar su seguridad, y 2.290 km de enlace, lo cual equivale a un total de 4.233 km desde la salida en Jeddah. La barrera psicológica del ecuador de la prueba ya ha sido superada.

Sendos exganadores se han impuesto en las categorías estrella, con Sam Sunderland enarbolando la bandera de GasGas en motos y Nasser Al-Attiyan ejerciendo un dominio aún mayor en coches al volante de su Toyota Hilux, que mantiene el BRX Hunter de Sébastien Loeb (3º) a una distancia prudencial de más de 50 minutos. “Chaleco” López, que compite ahora en T3 al volante de un Can-Am de South Racing, domina los “Prototipos ligeros”, mientras que el brasileño Rodrigo Luppi de Oliveira se lleva el gato al agua en SSV. En quads, el francés Alexandre Giroud reina en lo alto. Por último, los pesos pesados siguen liderados a mitad de carrera por el Kamaz de Dmitry Sotnikov, quien recordemos se impuso en enero de 2021.

Coches: Al-Attiyah, príncipe del desierto

Nasser Al-Attiyah reina en las alturas, algo que no sorprende a nadie. El líder de la armada Toyota ha arrasado con todo lo que se le ha puesto por delante con su copiloto Mathieu Baumel durante la temporada 2021, con la excepción del Dakar (2º). Con este mismo ritmo triunfal ha arrancado el 2022, imponiéndose en las dos primeras especiales antes de dirigir muy bien el tiro hacia esas etapas en las que creía que podría abrir el hueco. La misión no era sencilla, con Sébastian Loeb pisándole los talones al volante de su BRX Hunter, y de hecho el piloto se vio seriamente ralentizado por una rotura de la transmisión en la etapa 3 y posteriormente por un grave error de navegación la víspera de la jornada de descanso. El gran beneficiado de sus percances ha sido Yazeed Al Rajhi, quien se ha colado entre el francés y el catarí, adjudicándose de paso la 2ª posición de la general a 48 minutos del líder. El 4º puesto provisional ha caído en manos de Giniel De Villiers (después de que le retiraran la penalización de 5h que le habían impuesto por un incidente con un motorista) y el 5º en las del reaparecido Lucio Álvarez, de manera que los Toyota Hilux T1+ acaparan el 80% del Top 5. El vuelo cuasi en solitario de Al-Attiyah en el desierto saudí responde en gran medida a la situación de sus dos rivales habituales, Stéphane Peterhansel y Carlos Sainz, quienes lejos de ir a menos están yendo a más conforme avanza la carrera. En su primer año como constructor oficial y con el deseo de traer al Dakar una revolución tecnológica, Audi confía en que sus RS Q e-tron den la campanada en futuras ediciones. Aunque alejados de la lucha por las medallas, los tres pilotos de la marca de los anillos se han asomado en ocasiones a la primera línea de carrera y lo han hecho sin complejo alguno. El balance, una victoria de etapa para Sainz y seis puestos en el Top 3 en las especiales disputadas hasta la jornada de descanso. Los buggies x-Raid que dominaron la carrera los últimos dos años no han conseguido hacerse un hueco en lo alto de la tabla, aunque Jakub Przygonski, 6º, no ha dicho aún su última palabra y tratará de subirse al podio final si el juego por descarte se lo permite de aquí a Jeddah. Por detrás de las grandes escuderías oficiales, varios equipos siguen peleando por los puestos de honor, para lo cual deberán aguantar el tipo la próxima semana. Es el caso de Mathieu Serradori (12º) y Christian Lavieille (13º), que tocan a las puertas del Top 10 en calidad de jefes de filas de Century Racing y MD Rallye Sport respectivamente y, sobre todo, de Martin Prokop (9º). Si incluimos en la pelea por los accésits al ganador de etapa “Orly” Terranova al volante de su BRX Hunter (8º), el ruso Vladimir Vasilyev (7º) y el lituano Vaidotas Zala (11º), resulta evidente que la carretera de vuelta hacia las orillas del Mar Rojo nos deleitará con una confrontación a todos los niveles.

Motos: GasGas en todas las etapas

Al adjudicarse la especial inaugural del Dakar el día de Año Nuevo, Daniel Sanders estrenó su marcador al mismo tiempo que el de GasGas. El australiano, mejor rookie en 2021 con una más que meritoria 4ª posición, ha vuelto a coronarse en dos ocasiones y ocupó la cabeza de la general dos días antes de pasarle el testigo a su compañero de equipo Sam Sunderland, líder del Dakar durante las últimas cuatro etapas. GasGas acapara por tanto el escalón más alto del podio desde la salida de Jeddah. Por detrás, Matthias Walkner de KTM ocupa el 2º puesto, que conquistó en la etapa 3, a 2’39’’. El vigente campeón del mundo está inmerso en un tira y afloja con Adrien Van Beveren, el piloto de Yamaha que ha ocupado el segundo y tercer escalón del podio antes de despedirse de él ayer. Se encuentra ahora a 7’43’’ del líder tras haber sido desalojado por Sanders, que se coloca a 5’35’’ de su compañero de equipo. Quintanilla, mejor representante de las Honda metidas en la pelea por el título, ocupa el 5º puesto del ranking a 15’43’’, a menos de tres minutos de Lorenzo Santolino, que le sigue a 18’22’’. El piloto de Sherco, 6º del Dakar 2021, ocupa esta misma posición tras haber sido 5º en tres ocasiones. GasGas, KTM, Yamaha, Honda y Sherco: he ahí las cinco marcas que ocupan el Top 6 en el ecuador de la prueba. Hero Motorsport, por su parte, tiene la satisfacción de haberse embolsado su primera victoria en el Dakar. De hecho, Joaquim Rodrigues logró hacer brillar la marca india en una ocasión, al igual que el espléndido Danilo Petrucci con KTM. El italiano, ganador de dos Grand Prix en MotoGP en una vida anterior, tocó el cielo del Dakar en la 5ª etapa en su primera incursión en un rally raid. Joan Barreda, perro viejo si lo comparamos con Petrucci, sigue tirando con bala y ha elevado a 29 su contador de etapas al manillar de su Honda. Por desgracia, “Bang Bang” se cayó anteayer y se dispone a tomar el camino de vuelta a Jeddah con la clavícula tocada. La vuelta a la competición no está aún garantizada para Ross Branch, que se dio de bruces contra el suelo al inicio de la sexta etapa y es duda mañana. Skyler Howes, por su parte, descansa ya en casa después de despedirse de la prueba con un traumatismo craneal. Por suerte, todo apunta a que se recuperará pronto pues Husqvarna ya ha anunciado su regreso en la próxima manga del campeonato del mundo.

Como el año pasado, los protagonistas de las últimas ediciones han sufrido importantes reveses al inicio del Dakar y se dedican desde entonces a remontar metódicamente. El vigente campeón Kevin Benavides en su nueva KTM forma parte del club de los malparados. El argentino se coloca a casi 25 minutos del líder, mientras que Price se encuentra a 39’09’’ y Brabec a 49’20’’. El estadounidense se encuentra en la misma situación que el año pasado, donde recordemos resurgió la segunda semana de carrera y cruzó la meta final en 2ª posición. Las cartas aún no están echadas y las distancias en el Top 15 no invitan a descartar absolutamente nada. Muy distinta es la situación de Mason Klein, cuyo bautismo en el Dakar es sencillamente idílico. El rookie de veinte años, 10º en la provisional a 37’08’’, se codea con los grandes y domina la categoría de Rally2 con 39’37’’ de ventaja sobre el otro recién llegado, Bradley Cox, hijo del legendario piloto de KTM Alfie y 20º en el scratch. Camille Chapelière, 3ª en Rally 2, se coloca 22ª en la general provisional a 50’10’’. Entre los pilotos privados más veteranos cabe destacar a Stefan Svitko (7º) a 24’29’’, Xavier de Soultrait (14º) a 47’25’’ y Martin Michek (19º) a 1h11’47’’.

En Original by Motul, la categoría de los motoristas inscritos sin asistencia, el defensor del título Arūnas Gelažninkas adelanta a Milan Engel y el rookie sudafricano Charan Moore. Los veteranos de este desafío “Benji” Melot y el rumano Emanuel Gyenes, 2º el año pasado y ganador en 2020, completan el Top 5 de la categoría. En total, son 33 los currantes del desierto que siguen en carrera, con casi cinco horas de distancia entre el lituano y el último clasificado, Amaury Baratin, 135º en la general tras pasar 25 horitas más que Sam Sunderland al manillar de su moto.

Quads: Copetti, al acecho de Giroud

Alexandre Giroud desea resarcirse del doloroso recuerdo de sus dos últimas participaciones en el rally, saldadas con abandonos, y por el momento está cumpliendo con su objetivo. El francés arrebató las riendas de la general en la 5ª etapa al argentino-estadounidense Pablo Copetti, que le sigue a solo 4’52’’ y que querrá a buen seguro aguarle la fiesta la segunda semana. Manuel Andújar vio como se esfuman sus opciones ayer tras caerse en una gran rodada y destrozar su quad. El defensor del título no quiso esperar y emprendió rumbo a Argentina por la noche. Como sabemos, lo que para unos son sinsabores para otros son alegrías y Aleksandr Maksimov se llevó ayer la mejor parte al subirse al tercer escalón del podio. El ruso se coloca a 36’15’’ del francés.

Prototipos ligeros: El método “Chaleco”, el show Quintero

La ventaja de la experiencia es que te permite aprender de los errores. En su camino hacia la victoria en 2019 y en 2021 en T4, Francisco López se embolsó en cada caso 5 etapas, si bien sufrió altibajos en la clasificación antes de cantar victoria. En esta ocasión, el chileno está jugando la carta de la regularidad y no ha abandonado el podio desde la segunda etapa. El pilar de South Racing llega a la jornada de descanso en Riyadh con 23 minutos de ventaja sobre su joven compañero de equipo Sebastian Eriksson, quien se beneficia en su primer Dakar del ejemplo de un capital aguerrido. Los Can-Am no parecen estar excesivamente preocupados por su ausencia en el podio de las especiales, donde Seth Quintero se está dando un auténtico festín al volante de su OT3 Red Bull. Aunque privado de la batalla por la victoria al rompérsele el cárter del diferencial en la segunda etapa, el jovencísimo estadounidense está brillando con luz propia en las pistas y dunas saudíes: con 6 victorias en 7 especiales, se muestra inalcanzable cuando los vientos soplan a favor y no oculta su deseo de alcanzar el récord de 10 victorias en una misma edición, fijado en 1994 por Pierre Lartigue. A “Chaleco” estas consideraciones estadísticas le traen sin cuidado y él sigue concentrado en lo suyo.  

SSV: El regreso de Brasil

Podemos hablar de una pequeña tradición brasileña en SSV, cuyo palmarés oficial fue inaugurado en 2017 y en 2018 por Leandro Torres y Reinaldo Varela respectivamente. Este año, el camino hacia el éxito se antojaba despejado sobre todo para Austin Jones, soberbio durante toda la temporada 2021 tras rivalizar con “Chaleco” en el Dakar. El estadounidense ha sido el piloto más regular a un alto nivel de desempeño en la primera parte de la carrera, una regularidad que le ha permitido reinar tres días en lo alto de la general. Entre tanto, el clan polaco se ha embolsado cual apisonadora todas las especiales de la mano de Marek Goczał, su hermano Michał y su colega Aron Domżała, pero le ha faltado la constancia necesaria para pelear por el título. El recién llegado al rally Rodrigo Luppi de Oliveira ha avanzado con discreción hasta coronarse en la 5ª etapa, una victoria con la que ha derrocado a Austin Jones del trono de la general. El piloto brasileño se declara feliz de llegar a la jornada de descanso con 6’56’’ de ventaja sobre Jones.

Camiones: Azul por doquier

De la mano de Dmitry Sotnikov, el vigente campeón, Eduard Nikolaev, tetracampeón del rally y de vuelta a la pista tras desempeñar labores de dirección en Kamaz el año pasado, y Andrey Karginov, magistral en 2020, el clan de los camiones azules se ha ganado por derecho propio el rol de favorito en la lucha por su propia sucesión. Desde 2017, Kamaz no se ha desprendido de las riendas de la general en camiones. Y, lo mínimo que podemos decir es que los rusos han dominado de forma aplastante la carrera desde que arrancara esta 44ª edición del Dakar en Jeddah. Con la excepción de Janus van Kasteren y su Iveco, tercero en la 3ª y 4ª etapa, los Kamaz han acaparado el podio en cada una de las siete especiales disputadas hasta la jornada de descanso. Es cierto que Ales Loprais, sobrino de Karel Loprais, seis veces campeón en camiones y desaparecido dos días antes de la salida en Jeddah, ha tratado en múltiples ocasiones de aguarles la fiesta al volante de su Praga, pero sus esfuerzos hasta el momento han sido en vano. Karginov es por ahora quien lidera el scratch con tres victorias, frente a las dos de Nikolaev y Sotnikov. Por lógica, Karginov debería figurar entre los líderes de la general, pero el barro de la cuarta etapa, que le hizo perder casi 1h30, se lo ha impedido. Cerrar este hueco se antoja difícil, sobre todo cuando quienes ocupan el podio provisional son tus compañeros de equipo… Sotnikov lleva cómodamente instalado en lo alto de la tabla desde la etapa 1B, con una renta de algo más de dos minutos sobre Nikolaev y 38 sobre Anton Shibalov, que sigue en busca de su primera victoria este año. Van Kasteren es cuarto de la jerarquía a más de una hora, pero salvo sorpresa mayúscula, el camino de regreso a Jeddah se presenta teñido de azul y, con él, el podio de la categoría.

Dakar Classic: Los Land Cruiser se dan un paseo  

Fue el Toyota HDJ 80 pilotado por Xavier Pina Garnatcha el encargado de abrir la clasificación del Dakar Classic en Jeddah. El mismo modelo que pilotan Serge Mogno y Florent Drulhon, que atesoran 15 puntos, al igual que Jérôme y Anne Galpin en su Protruck, que se coloca en cabeza en el ecuador de la prueba. 18º en su primera especial, los franceses no han tardado mucho en adaptar su ritmo al del Classic. Fueron 3º, 2º, 11º y 1º en las siguientes especiales, lo que significa que se subieron tres veces al podio, que es precisamente lo que cunde en el Classic. Ex aequo, la pareja Galpin, que tomó la salida del rally en 92ª posición, firma dos podios de etapa y también tres puestos entre el Top 30 y 40. Por detrás del dúo tricolor, Juan Roura Iglesias, también al volante de un Toyota HDJ 80, se coloca a 2 puntos, seguido de cerca por Jesús Fuster Pliego, a 3 puntos de los líderes. Con 41 Toyota HDJ 80 en la parrilla de salida, las estadísticas se ponen de su lado en la meta. ¡Y no conviene pensar que las averías mecánicas harán mella en la flota, pues las estadísticas de fiabilidad se ponen nuevamente del lado del número fetiche de la estirpe Land Cruiser!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *